LO QUE NO DEBES HACER ANTES DE CORRER UN MARATÓN

Cruzar la línea de meta de 42.195kms es algo que no se puede explicar, definitivamente, se tiene que vivir. Pero como en todo, cuando se tienen grandes sueños, corremos el riesgo de llevarnos grandes desilusiones. Para que esto no se pase, te contaremos los errores más comunes que se comenten antes de correr un maratón. ¡Toma nota para que no te pase!

metaChicago

  1. No plantearse un objetivo realista. Lo primero que debemos plantearnos al prepararnos para un maratón, es ¿qué tiempo voy a hacer? La mejor manera de saberlo, es tomando en cuenta los tiempos de tus mejores 10k, de esta manera, se puede sacar una media del ritmo al que correrás y establecer un tiempo REAL y más acertado a lo que tardarás en recorrer los 42.195kms. Revisa esta tabla para establecer tu tiempo meta:
10km Maratón
38 min 2 horas 54 min
39 min 3 horas
39 min 40 seg 3 horas 10 min
40 min 20 seg 3 horas 20 min
41 min 3 horas 30 min
41 min 50 seg 3 horas 40 min
43 min 3 horas 50 min
45 min 4 horas
50 min 4 horas 20 min
53 min 4 horas 40 min
56 min 5 horas
  1. No contar con un entrenador. La mayoría de quienes harán su primer maratón, no tienen un entrenador que les guíe y los entrene para esta competencia. Piensan que con únicamente acumular kilómetros por semana, lograrán salir victoriosas de esta prueba. Pero no es así, pues hay que hacer trabajo de fuerza, velocidad, series, resistencia aeróbica, entre otras cosas, que nos ayudarán a lograr nuestro objetivo y tener la mejor experiencia de carrera.
  1. No evitar lesiones. Desde el momento que comienzas a incrementar la carga de entrenamiento, deberás tener en cuenta que puedes acumular demasiada tensión en tus músculos, lo cual generará algunas contracturas. La mayoría de las corredoras, sobre todo cuando son principiantes, se olvidan de hacerse masajes deportivos o simplemente dejan pasar las “molestias” cuando entrenan, lo cual culmina en una lesión que las dejará fuera de las pistas por un tiempo. Recuerda que una lesión puede arruinar por completo el entrenamiento para un 42k.
  1. No hacer trabajo de velocidad. Quienes se preparan para un maratón, suelen completar al pié de la letra los entrenamientos de fondo. Pero no lo hacen así con los entrenamientos de velocidad. Esto sucede, porque son más pesados y mucho más cansados. Pero no lo dejes de lado, es súper importante acostumbrar a tus pulmones y tu corazón a estos ritmos, además que conseguirás ganar fuerza en tus piernas.
  1. No probar bebidas ni geles en las largas distancias. Es de suma importancia que durante tus distancias, pruebes los geles, los beans e incluso los líquidos que piensas ingerir el día de tu maratón. El cuerpo debe acostumbrarse a recibir este tipo de complementos. No es fácil para el estómago digerirlos y si esperas hasta día de tu carrera, puedes llevarte una desagradable sorpresa. Además debes saber la cantidad de geles que necesitas para tu distancia y cada cuanto debes ingerirla.
  1. Llegar soreentrenada. Esto sucede cuando no sabemos cuándo bajar la carga de entrenamiento o distancias. He visto corredoras que a 3 semanas de su maratón, siguen completando distancias de 30kms o hasta más, esto lo único que va a provocar, es una fatiga innecesaria, ya que no tendrán el tiempo suficiente para que sus músculos se recuperen para el GRAN DÍA.
  1. No descansar lo suficiente. Una parte importante del entrenamiento, es el descanso. Si no dormimos bien, eventualmente tendremos una lesión o peor aún, un problema de descompensación que no nos permita llegar a nuestra tan anhelada meta. Las tres últimas semanas antes del maratón son vitales pero no por lo que se entrena, sino por lo que se deja de entrenar. Hay que ir bajando el número de kilómetros de los entrenamientos y mantener lo que hemos ganado.
  1. No competir antes del maratón. Es necesario hacer una carrera de 10k los meses anteriores al maratón. Las competencias dan la pauta de se está entrenando bien, o no y quitan la presión de cara a la carrera. No hay ningún entrenamiento, por duro que sea, que pueda sustituir la intensidad de una carrera. Además como lo mencioné anteriormente, de esta manera, podemos establecer un objetivo de tiempo real para nuestro 42k.
  1. Experimentar con la comida. Algunas corredoras, sobre todo cuando hacen su maratón fuera del país, se olvidan que van a competir y por la emoción, comen cosas que pueden llegar a enfermarlas días previos al maratón, lo que provocará que se deshidraten y lleguen débiles al GRAN DÍA. Algunas hasta cenan cosas diferentes a lo acostumbrado la noche anterior al maratón. Es muy importante que no hagas ningún cambio de rutina en tu alimentación, come lo que estás acostumbrada y no expongas tu objetivo. Ya una vez que hayas cruzado la meta, prueba todo lo que quieras y dale “vuelo a la hilacha”.
  1. No ser prudente con el ritmo de carrera. Sabemos que por la emoción y la adrenalina, nos sentimos muy poderosas y veloces, pero no olvides que el maratón es una prueba conservadora. No te dejes llevar por la emoción y controla bien el ritmo que estableciste al momento de hacer tu estrategia. Lo ideal, es hacer la segunda parte más rápida que la primera. Mi entrenador siempre me ha dicho: “Tu maratón comienza una vez que pases el 21k, es ahí donde deberás apretar el paso y hacer una gran carrera”. Así que te lo comparto para que hagas una gran carrera y una mejor estrategia.

Un maratón es una experiencia de VIDA, cuida bien tus entrenamientos, aliméntate e hidrátate, no descuides a tu cuerpo y atiéndelo ante cualquier señal de molestia. Está claro que antes de decidirte por un maratón, ya te haz realizado un chequeo médico básico para evitar cualquier problema el día de la carrera. Tener una buena experiencia, hará que quieras regresar a correr. Por último recuerda, que no importa que llegues destruida por cansancio a la meta, siempre levanta las manos y SONRÍE, pues será un momento que recordarás TODA LA VIDA!

#NeverGiveUp #RunHappy #AnimoChinga

FirmaBlog

Un sueño realizado: Mi Primer Maratón!!!

Todo comenzó cuando pude regresar a “correr” luego de 6 meses de estar rehabilitándome tras una lesión profunda que tuve en la ingle de la pierna izquierda. Tomar confianza en regresar a las carreras, me tomó bastante tiempo, pues tenía mucho miedo de volver a lesionarme, así que cualquier pretexto era bueno para no asistir a los entrenos: que la lluvia, que la gripa, que el estómago, en fin, siempre había algo. De pronto un día me inscribí a una carrera de 10k, de esas super recreativas (de princesas) y con mi esposo como porra, un par de compañeras y una gran amiga (Liz Paz),  me lancé con disfraz de princesa y todo, a vencer ese miedo. Logré hacer un tiempo de exactamente una hora y no hubo dolores ni miedo alguno; estaba lista para regresar!!!

Comencé pensando en hacer un medio maratón, pero los que había, eran muy próximos y no me daría tiempo de sacarlos, iba muy bien, pero no estaba lista aún. Eran finales de Septiembre, algunos del equipo estaban en sus últimos entrenos para Chicago y a una semana de su gran día, pasó: Karla Abundes (gran amiga mía), tenía absolutamente todo en contra para lograr ese sueño: bebé enfermo y hospitalizado, ella con una gripa del terror y finalmente viajaría SOLA, todos sus planes cambiaron!! pero la meta la esperaba y se fue; yo la seguí durante TODO su trayecto en el maratón y cuando cruzó la meta, yo lloraba como si hubiera sido yo quien estaba corriendo! Fue con esa inspiración que entonces lo decidí: quiero correr un maratón!

Busqué algunas opciones: Phoenix era la primera, pues mi coach Toño (el mejor!!) me lo regalaba, pero estaba muy cercano, total que platicando con mi amigo que vive en Atlanta, pues surgió la invitación de correr juntos y hacer el maratón de Georgia y fue así que decidí ese destino, ya estaba dicho y el 17 de marzo 2013 era la cita.

Comencé a entrenar a mediados de Noviembre, mi esposo se unió a la aventura en enero y juntos, pasando por mil cosas, conociéndonos en esta parte de la disciplina, emocionados, renegando de las desmañadas, comiendo muy sano, dejando algunos compromisos y hasta cumpleaños importantes, teníamos mucha ilusión por alcanzar esta meta juntos.

Llegó el momento de tomar ese avión que nos llevaría a nuestro GRAN DIA!!!

Eran las 4.45 am del 17 de marzo 2013, despertamos antes de que el despertador sonara; contentos, fuertes, descansados, emocionados y con muchas expectativas. Sergio y Karyn nos dieron de desayunar y nos llevaron hacia donde sería el disparo de salida. Ya listos para salir, nos dimos la bendición, el beso de la suerte y cada quien a su corral.

El himno sonó y después el disparo de salida!! Comencé a correr pensando si no estaba soñando…ya estaba ahí!!! Corría cuesta abajo, half y full marathon juntos, las pisadas de los corredores se oían como caballos corriendo, la gente gritando, la música sonando, todo increíble y yo con una gran sonrisa en la cara y el corazón latiendo fuerte!

Comenzamos a pasar por caminos con subidas y bajadas muy prolongadas, lo que me ayudaba a ganar tiempo, pero debía seguir mi estrategia y administrarme muy bien para no morir en las subidas del final, que por lo que habíamos visto, estaban para llorar!!!  De pronto empezó a amanecer, mucha gente aparecía saliendo de sus casas con tambores, panderos, trompetitas, de todo para apoyar a los corredores, las subidas seguían apareciendo y yo: fuerte! 🙂  Llegó el momento donde nos separamos los maratonistas de los que iban por medio maratón y entonces, se hizo el silencio. Hubo momentos en los que corría sola y solo se oían las porras de los vecinos y mi música, yo pensaba en lo feliz que estaba de correr mi maratón, de lo que sentiría cuando cruzara la meta, del tiempazo que con seguridad haría mi esposo, en fin. Cuando me dí cuenta ya estaba en la milla 13 y según el acordeón que me hizo Fernando (un GRAN amigo) mi tiempo iba perfecto, hasta con colchoncito extra. Estaba muy impresionada de ir tan fuerte y sin cansancio a pesar de las subidas, no lo creía!!!

Las porras de la gente no faltaron en todo el camino, siempre nos decían: “te ves muy bien!, te ves fuerte!, eres un ganador!, eres maratonista!, vamos tu puedes!” y gritaban mi nombre que traía impreso en mi playera, “Go Valeria you look great!!” así que me la creí tooodo el camino!

Llegué a la milla 20 y una subida bastante pesada se veía venir, la logré subir sin bajar el ritmo, sentía que mis piernas y mis glúteos me quemaban, pero lo logré! la subí, seguí perfecta…aunque ya estaba pensando: una subida más y voy a odiar esta ruta. De pronto OTRA subida que además de larga no te permitía descanso, pues venía acompañada de otra subidita y éstas dos, sin bajadas. Pero no claudiqué, el ritmo seguía constante. Llegué a la milla 23 y no era cualquier milla, era LA PEOR!! una subida tan empinada, que no se veía donde terminaba, la ví y comencé a contar del 1 al 100 para no perder la concentración, pues muchos maratonistas se quedaron ahí parados, caminando, con calambres uff!! y yo, como caballito sin voltear a verlos; la sentí ETERNA fue mi milla más lenta, pero no paré, seguí y seguí hasta que logré llegar al final, con las piernas ardiendo y el corazón a mil por hora, un poco desesperada por terminar pero al mismo tiempo emocionada porque lo estaba haciendo bien!!

Méndiga milla!! eso pensé y cuando llegué a la milla 24, se veía planita y ya estaba el sol bastante bueno, pero el aire era frío, así que no me preocupé, solo les pregunté a los chicos del puesto de hidratación: “díganme la verdad, aún me faltan más subidas??” y ellos se rieron, me dijeron: “you can do it!, now its the best part, enjoy!” jajaja no sabía si alegrarme o llorar jajajaja.

Llegué a la milla 25 y ahí estaba la tía de mi esposo, gritó mi nombre y eso me inyectó un poco de gasolina, faltando una milla me alcanzó un negrito con quien traía duelo durante todo el maratón, ví mi GARMIN y faltando un km para acabar, nos volteamos a ver y entonces hice mi SPRINT, el último km en 4′ 30″, cerré con TODO, escuchando a mi esposo gritar mi nombre, felíz, emocionada y además le gané al hombre!! 🙂

Crucé la meta, escuché a Sergio y a Karyn gritarme, los saludé, seguí caminando y entonces rompí en llanto!!! No puedo explicarles todo lo que sentía, pero sé que muchos de ustedes ya lo saben. Un cúmulo de emociones, un recuento de todo lo que pasé para llegar a ese momento tan especial y tan mío!!! Realicé mi sueño, lo hice con mi esposo (el amor de mi vida),  lo logré en menos tiempo del que pensé (4:11:01), superé mis propias expectativas y con una ruta difícil, SOY MARATONISTA!!! y de verdad, no cualquiera lo puede ser!

KAryn,Serch, JP y yo

Sergio, Juan, yo, Karyn (nuestros anfitriones)

cosaslistas

Todo listo!! 🙂

Atlanta1

Atlanta2

Atlanta2.1Atlanta3

medalla

hermosa la medalla (St. Patricks Day)

Atlanta4

jp&yoPiso

Poco cansados, pero felices!! 🙂

Un sueño realizado, una meta alcanzada….y las que faltan!!! 🙂